miércoles, 14 de marzo de 2007

Crueldades justificables

Todos los dias por la tarde, tengo que venir al cursillo (estoy en un descanso de 5 minutos escasos que nos dan) y aguantar el calor, la falta de ventilación (probad a poner a 15 personas con sus respectivos ordenadores en una sala sin ventanas ni aire acondicionado, con la puerta cerrada y lo entendereis) y al profesor (que parece una mezcla de Speedy Gonzalez y un simio plasta).

Ayer, en una practica sobre insercion de videos en páginas web, un "compañero" puso un video de pop hindú durante toda la tarde. Es el típico alumno que pasa de todo, se rasca el ombligo y luego quiere que le expliques todo, que le pases los apuntes y que le hagas los ejercicios. Y si te niegas te mira como si hacerle la vida facil fuese tu obligación.

Una vez y otra y otra...

Total que el resto de compañeros salimos de clase con un dolor de cabeza y un odio por la susodicha canción más que visceral.

Hoy, al entrar, le hemos quitado (en realidad, solo desconectado) el cable del audio al ordenador del compañero en cuestion.

Cuando ha ido a poner el video (si, otra vez) y ha visto que no le sonaba, se ha puesto a buscar el fallo en todos los lados, cualquier posible fallo, lo ha buscado. Excepto mirar el cable.

Cuando algo falla, lo primero que se mira siempre es que el hardware esté correctamente conectado. Vaya informático...

Deberiamos sentirnos mal, pero se respira una paz en clase... n_n

2 comentarios:

Fenix dijo...

Bueno, mas cruel era el con el Pop Hindú ¿No?

Rhiannon dijo...

Dios, indudablemente...