viernes, 26 de diciembre de 2008

El Mustang (Mesteño o Cimarrón)


Los mustang son los caballos salvajes (en realidad, cimarrones) de Norteamérica. El nombre mustang proviene del español mesteño. Esto se debe a que los caballos mustang son descendientes directos de los caballos llevados a América por los conquistadores españoles a partir del siglo XVI de raza andaluza, árabe o Hispano-Árabe. Esto explica que los colonos europeos posteriores a los españoles se encontraran que algunas tribus indias montaran a caballo, ya que el caballo no existía en América en el momento de que ésta fuera descubierta por los españoles. (Aunque el antecesor del caballo procede de dicho continente, terminó extinguiéndose tras la deriva continental).

Las inmensas llanuras estadounidenses y la ausencia de depredadores naturales contribuyeron a su rapidísima expansión. De hecho, una manada de mustang puede doblar su tamaño cada cinco años.

Han sido muy apreciados por aborígenes y pioneros por estar dotados de una gran resistencia y fortaleza, producto de un enorme desarrollo muscular.

A comienzos del siglo XX los mustang llegaron a alcanzar los 2 millones de cabezas. Se convirtieron en un problema para los ganaderos, ya que competían con sus reses por el pasto. Así comenzó su caza, y su número se redujo paulatinamente hasta quedar en tan sólo unos 320.000 animales a finales de la década de los 60. A la vista del rápido declive del número de cabezas, en 1971 el Congreso estadounidense aprobó una ley que declaraba al mustang especie protegida.


Características:
  • Capas principales: bayo, manchado y alazán.
  • Altura de la cruz: entre 130 y 148 cm
  • Cabeza poco elegante, suele ser pesada.
  • Cuello hundido.
  • Dorso fuerte.
  • Grupa inclinada.
  • Patas huesudas, pero fuertes.
  • Casco muy duro.
  • Es capaz de comer prácticamente de todo sin que tenga por ello ningún problema.

1 comentario:

Nim dijo...

Los caballos me caen bien, y esta raza en particular no es tan delgaducha como los purasangres o los arabes, pero sigue sin llegarle a la altura de la rodilla al rey de las monturas... Pero que monisimo es!!